domingo, 7 de mayo de 2017

México, un desastre post-apocalíptico!

La idea fundamental de las películas post-apocalípticas es un planeta Tierra que, por la razón que se nos antoje, se ha ido al diablo. Recuerdo ahora un par de películas estadounidenses a propósito: Cuando el destino nos alcance y Soy leyenda. Esta última protagonizada por Will Smith, película que, dicho sea de paso, me entretiene mucho cada vez que la veo.

Recién vi otra película de esta misma sazón: Elysium. La trama consiste en que el planeta dejó de ser un lugar medianamente tolerable, así que el ser humano ideó la forma de escapar de él. Desde luego, y como era de esperarse, quien escapa es la gente adinerada, no los pobretones muertos de hambre. Éstos, según la película, se ven obligados a morirse aquí en una Tierra deshecha, sucia, contaminada y pobre, casi un basurero, un desperdicio asqueroso.

Crestomatía: http://2.bp.blogspot.com/-VcdmQRzQ2cw/VpqEJAq32AI/AAAAAAAABp8/7THd1H7B8z8/s1600/Elysium-wallpapers-13.jpg

Los estadounidenses no son tontos, así que no iban a pagar los servicios de una compañía de efectos especiales para construir un mundo post-apocalíptico como el descrito, si bien los productores podían encontrar una locación real, no ficticia, muy muy real que reuniera las condiciones insalubres, sucias, pobres y carcomidas de una población que pasara perfectamente como el sobrante muerto de un mundo podrido.

Crestomatía: https://i.ytimg.com/vi/kBVkMYw5C-U/maxresdefault.jpg

¿Y saben ustedes dónde encontraron esa locación real que describía perfectamente el mundo seco que se buscaba? En México. Los productores llegaron a México y vieron la forma de vida desastrosa en que viven millones de personas en este país, y seguramente se dijeron entre sí: ¡Eureka, miren qué asco..., si hubiéramos contratado a Pixar o Framestore hubiéramos perdido dinero para que ellos se inventaran un mundo muerto, cuando aquí nos sobra espacio para filmar!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario