domingo, 6 de noviembre de 2016

¿Futbol soccer? Por favor!

Con el mundial Estados Unidos 94 yo conocí el futbol soccer. Durante los siguientes años vi con gusto los partidos de la liga mexicana, y desde luego seguía casi religiosamente los partidos de la selección mayor.

Crestomatía. Imagen obtenida de http://www.taringa.net/posts/imagenes/17793142/Los-que-alzaron-la-copa-parte-2.html

Diez años después todo cambió. De pronto me di cuenta que yo tenía en más a la selección, y que en general ésta estaba increíblemente sobrevaluada por todo mundo.

Se entiende perfectamente por qué los medios sobrevaloran una liga de futbol malita como la mexicana, y a su selección mayor: el rating, el dinero, el poder. No sólo eso, el Estado muy probablemente tendrá que ver algo en la enorme promoción de ese juego deportivo. Las razones de esto último también parecen claras y no hace falta pensar mucho para encontrarlas: intentar alejar a la gente, en la medida de los posible, del México violento e infeliz que es.

Mi desencanto me ha llevado no sólo a no ver más los partidos, sino a experimentar molestia, por decir lo menos, al encontrarme con gente que hable del asunto. Pero hay algo peor, y es que mi disgusto sobre la liga mexicana de futbol y su selección mayor se ha posado sobre el futbol en general. Es decir, y a grandes rasgos, el futbol ha dejado de gustarme gracias a la gente que sí gusta de él.

Estoy acostumbrado a relacionar el futbol mexicano con gente inculta, barata, grosera. Para decirlo de una vez, tiendo a relacionarlo con el pelado mexicano, y esto me ha orillado a despreciar al futbol; no vaya a ser que intenten relacionarme con quienes asisten al Ángel de la Independencia a celebrar un triunfo intrascendente e idolatrar a personas tan o más chabacanas que Cuauhtémoc Blanco, que, según todas las apariencias, no sabe ni ha sabido nunca nada en su vida más que patear una pelota.


Crestomatía. http://eldeforma.com/2014/06/18/angel-de-la-independencia-estalla-fue-un-maldito-empate/

Finalmente, el futbol es sólo un deporte, como el rugby o el tenis, y en este sentido en sí mismo no tiene absolutamente nada de despreciable. Lo que es aborrecible es la afición. La gente es siempre lo malo. Las personas, su educación y costumbres, son siempre lo malo.

Crestomatía. http://media.telemundo47.com/images/1200*676/tlmd_borrachos_mexico.jpg

Si los primates que gustan del futbol (como el animal estúpido de aquí arriba), y con esto finalizo, no se expresaran como lo hacen (como animales que no saben nada de nada excepto hablar de futbol con una cerveza en la mano), muestra clara las fotografías arriba expuestas, seguro jamás hubiera desaparecido en mí el gusto por este deporte. Pero gracias a ellos, ahora, se ha echado a perder una cosa más en mi vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario