domingo, 3 de septiembre de 2017

¡Viva Mecxicou!

En estas fechas festejamos nuevamente un día que hizo feliz a mexicanos como nosotros. El próximo 15 de septiembre celebramos el día en que el sargento Benjamin Roberts bajó el lábaro mexicano e izó la bandera de las barras y las estrellas en el Palacio Nacional de la Ciudad de México.

Crestomatía. http://revistareplicante.com

Por desgracia no viví yo en el siglo XIX, en el año 1847 de nuestro Señor, pero de haberlo hecho sin duda hubiera pasado por mi mente la esperanza alegre de que la tierra seca en que vivimos pudiera tener una oportunidad de progreso, formando parte de un país potente, recio, poderoso como lo es Estados Unidos.

Si todo hubiera salido bien, ¡maldita sea, si todo nos hubiera salido bien!, la bandera estadounidense continuaría ondeando en el asta del Zócalo capitalino, y no sería, hoy, una bandera extranjera, sería nuestra bandera, el lábaro de nuestro país.

Crestomatía: https://www.reeditor.com
La guerra decimonónica entre México y Estados Unidos terminó con el tratado de paz llamado Guadalupe Hidalgo, en el que México cedió la mitad de su territorio. Si nuestros compatriotas hubieran sido tan amables de ceder un poquito más, alcanzando la Ciudad de México, o de plano anexar todo el territorio mexicano, hoy quizá no estaría sumida en la pobreza la mitad de la población, ni se darían las aberraciones políticas, económicas y sociales que se presentan en este país.

Por desgracia, no se pudo ceder más a Estados Unidos, y ellos parece que tampoco querían más, ya que de haberse anexado todo nuestro territorio hubieran tenido que cargar con toda la población que de por sí consideraban (y consideran aún hoy) bastante inferior.

Y tal vez los Estados Unidos no estén tan equivocados respecto de nuestra inferioridad: algo malo debe haber en nosotros, algo podrido y seco, que impide nuestro desarrollo económico, educativo y social.

Crestomatía: http://relatosehistorias.mx
Se ve tan lejos que la luz del progreso y la muerte de la corrupción alcancen a México, que quizá la única forma de imaginar su llegada, es leyendo La disculpa de Francisco Martín Moreno, o bien esperando una nueva guerra en que México perdiera otra vez, con la bendición de que el país invasor pudiera anexarse nuestro territorio y hacer de él algo bueno, o de menos lograr que deje de ser la poca cosa que es.

A título personal, y con esto termino, yo preferiría mil veces ver desaparecer a México como país y mirar a su población con la auténtica esperanza de una vida mejor, bajo el abrigo de la bandera estadounidense (alemana, francesa, etc), que seguir viendo a México como tal, como un país hecho pero incapaz de gobernar, incapaz de garantizar la seguridad, la economía, la educación y la mínima vida decorosa que sus ciudadanos merecemos.



Si te interesó este tema, puedes leer un poco más al respecto en Anexar México a Estados Unidos y su continuación.

3 comentarios:

  1. Se que cada persona tiene derecho a expresarse y tener su propia opinión.

    Pero este reporte o como lo quieras llamar no me parece nada mas que una falta de respeto a tu nación,si no también a su cultura.
    Si E.U.A. nos hubiera aceptado como parte de su territorio tal vez si seriamos mejores, tal vez si seriamos un país con mejores ventajas, tal vez...
    El punto es que este es tu país, y el gobierno no es todo lo que lo hace ""inferior" como lo llamas tu, si es un punto muy importante, pero no es el causante de todo, no todo el gobierno es corrupto, no puedes decir siempre la palabra "todos hacia un grupo de personas de mas de 200" no los conoces a todos, no conoces a detalle sus vidas ni lo que han hecho, el verdadero cambio aun que no lo crean muchos, si empieza en ti, empieza con los pequeños detalles, empieza manteniendo limpia tu calle, manteniendo el respeto, tirando la basura en su lugar correspondiente, no eso no garantiza que es para mejorar un nivel economico, eso garantiza que tienes un país, y el país no solo eres tu, es todos, y si todos hicieran un esfuerzo pequeño por mantenerlo y ayudarlo seria grandioso, y la corrupción no se tiene que combatir siempre con fuerza o carcel, se combate en casa, se combate con cultura, con respeto, con enseñanza y amor.
    Y yo amo a mi país, siempre sueño que algún día me pienso promulgar para presidente y ayudare a todo lo que pueda, y siempre siento esa emoción cuando ondea la bandera mexicana en el hasta bajo la lluvia y cuando suena el himno nacional, y es una pena que tengas la envidia de un país que arrasó con todo la cultura que pudo, un país que abtuvo un territorio que no le pertenecía a Santana ni a nadie, un país que no tiene cultura, ni respeto hacia si mismo, y no lo digo por todos por que hay personas maravillosas también pero eso es lo unico que ese país demuestra detrás de la cortina de cristal que esconde violencia, discriminacion, esclavitud, racismo y desigualdad para su propia raza humana.

    Y si tal vez no tengo mas de 30 años pero estudio ciencias políticas y amo a mi país, y creo que la letra de México lindo dice algo que en verdad siento:

    "Al amor de mis amores" eso es México para mi, y lo es para muchos, y espero... algún día lo sea para ti también... y no solo un país inferior lleno de corrupción y mala gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, desconocido, antes que nada, muchas gracias por tomarte el tiempo de leerme!

      Te expresas muy bien y respetuosamente, así se habla, muy bien, que es así como se hace el diálogo.

      Dices muchas cosas y me gustaría contestar todas porque sacas puntos que me animan a continuar el diálogo, para ello he creado una continuación de este post llamada Viva Mecxicou (continuación) dónde hago una réplica a los comentarios que amablemente has puesto aquí.

      ¡Saludos!

      Eliminar
  2. Y espero puedas contestarme, con respeto claro, tal y como yo lo hice ☺

    ResponderEliminar