domingo, 26 de marzo de 2017

El dolor no desaparecerá nunca

¿Han visto las publicaciones Atalaya relacionada con la Iglesia Evangélica donde se muestra a gente de todas las razas conviviendo en paz, e incluso junto a las bestias más feroces que por alguna razón se han vuelto dóciles?

Antes de soñar en escenarios semejantes, veamos lo siguiente.

El dolor en su infinidad de presentaciones, el disgusto, el malestar, la insatisfacción, etc., es aquello que nos mueve, es la razón de por qué todos nosotros salimos todos los días a trabajar, a jugar, a hablar y a hacer todo lo que hacemos cada uno de los días de nuestra vida.


Crestomatía: http://morirencasa.weebly.com/el-sufrimiento.html
Si fuéramos seres completos, satisfechos en todo sentido, no habría en nosotros ningún movimiento, ni hacia adelante ni hacia atrás. Pero como estamos llenos de carencias, nos movemos y buscamos siempre lo que no tenemos con el único fin de completarnos a nosotros mismos. Ésta es la razón de por qué el dolor es el acicate de las obras humanas. El dolor es la razón de nuestra vida, de lo que somos.

Así las cosas, y escuchemos bien esto, el dolor y la imperfección en general son eternos y no es posible que el ser humano los erradique o halle alguna vez la forma de vivir sin ellos.
La naturaleza propia del ser humano (y no sólo de él sino de todo lo vivo en general) es tal que el hombre no sería ser humano sin un corazón lleno de imperfección y sufrimiento.


Crestomatía:  http://www.attacmadrid.org/?p=3475

La consecuencia inmediata de la desaparición del mal, el mal como imperfección en general (si acaso pudiera soñarse en algo semejante, como en las publicaciones Atalaya mencionadas en un principio), es que el hombre dejaría de moverse, de buscar, porque ya sería un ser satisfecho del todo, porque estaría completo y no necesitaría absolutamente nada.., y esto, esto mismo no es la definición de ser humano.

4 comentarios:

  1. Muy profundo el post!! Felicidades por el blog, es muy chulo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah! Muchas gracias, Mario. Agradezco tu comentario. Seguimos aquí intentando escribir con un poquitín de sentido, nada más.

      Eliminar
  2. Siendo sincera no creo que el dolor sea algo negativo, sobre todo si tenemos en cuenta que es algo que produce nuestro cerebro. Pero considero que, aunque en un mundo hipotético desapareciese el dolor, los seres humanos seguiríamos avanzando porque somos seres inconformistas que siempre buscamos la completa felicidad. Y aunque la consiguiésemos seguiríamos intentando encontrar algo mejor.
    Sin duda, muy buen post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ana! En el mundo hipotético en donde no existiese el dolor, cómo tú comentas, me parece que no existirían tampoco los seres humanos. ¿Por qué? Porque al no tener ningún tipo de dolor (insatisfacción, malestar, etc) no tendría tampoco ninguna motivación para moverse, ni hacia adelante ni hacia atrás. Si en ese mundo hipotético el hombre acaso llegará a sentirse inconforme como dices, sería porque no está conforme, es decir, porque no está satisfecho ni completo, lo cual indicaría que el dolor (en forma de insatisfacción) continúa presente. ¿No crees?

      Saludos y bienvenida!

      Eliminar