domingo, 30 de abril de 2017

Las pasiones dominan tus acciones, no tu cabeza

¿Te has preguntado alguna vez qué domina tu vida, la cabeza o tus pasiones?

Esta pregunta, que quizá te hayas hecho alguna vez, no es fácil. Así que si alguna vez la has contestado con un: ¡Hombre, qué pregunta, yo soy una persona que no se deja dominar por sus pasiones, así que es la razón quien domina mis obras!, deberías reconsiderarlo para evitar que la gente piense que tienes una cabeza llena de unicel.

Crestomatía: http://m1.paperblog.com/i/162/1623562/razon-el-corazon-L-WCeaDA.png

Las pasiones son cosas que se padecen, de ahí su nombre. Es decir, se vienen a nosotros sin nuestro control, como las enfermedades o los sueños.

El dolor y la alegría no son cosas voluntarias, aparecen en nosotros como aparecen los sueños en nuestra cabeza mientras dormimos. Saltan ahí dentro de nosotros en determinadas circunstancias, como si éstas presionaran un botón y ¡pum!, he ahí una pasión experimentada.

Crestomatía: http://www.quo.es/var/quo/storage/images/salud/te-imaginas-no-tener-sentimientos/967657-1-esl-ES/te-imaginas-no-tener-sentimientos_full_landscape.jpg

Las cosas que todos nosotros hacemos, cada una de las cosas que decimos, tienen una razón de ser. ¿Te has preguntado cuál podría ser la razón, o sea, la causa de las cosas que haces y dices? Esa causa es aquello que hace que te muevas, que vayas al trabajo, que estudies, que busques.

Si comienzas a buscar, encontrarás que cada una de las cosas que haces encuentra su razón de ser en alguna pasión que te mueve, pasión que desde luego nace en ti por naturaleza (por sí sola). ¡Vaya, veamos un ejemplillo! Buscas empleo porque sientes la insatisfacción de contar con una vida que no tiene la seguridad económica que te provee un trabajo.

Crestomatía: http://delirante.org/wp-content/uploads/2016/02/fe-razon-verdad.png

¡No es la cabeza quien gobierna en ti, sino tus pasiones! Tus pensamientos racionales sin duda son eso, racionales, pensados por tu inteligencia, pero aquello último que te hace inclinar sobre tal o cual resolución no es la razón sino una pasión poderosa que te orilla a trabajar, comer, jugar, etc., etc.

domingo, 23 de abril de 2017

Si no te callas, no nos entendemos

El silencio es un elemento importantísimo dentro del diálogo. Simplemente, para que puedan entenderse dos o más personas, es necesario que todos callen mientras uno solo habla.

Si, como sucede entre los arrabales, las personas intentan entenderse hablando todos a la vez, gritando y pataleando, el resultado evidente es el caos y el no entendimiento. En estas circunstancias es imposible entenderse, porque antes que permitan que quien habla termine de exponer su idea, le interrumpen una y otra vez.

Crestomatía: https://lamenteesmaravillosa.com/wp-content/uploads/2014/05/article_14008111293.jpg 

En algún momento Sócrates (o Platón, no lo recuerdo ahora con claridad) dijo que la mayor parte de las personas no llegan a un diálogo, a una conversación, con la idea de aprender algo de los demás, dispuestos a admitir las buenas ideas y el buen razonamiento de sus contrapartes, sino a imponer sus propias ideas haya o no razón en lo que dicen. Esto, justo esto, me parece que es la razón de por qué muchas veces la gente se interrumpe una y otra vez en una conversación, negándose a dejar hablar a quien se supone tiene la palabra.

Crestomatía: http://elsalmon.org/wp-content/uploads/2016/11/dialogo.png

Es decir, no querer escuchar ni admitir lo que haya de razón en las palabras de los otros, es la causa de que la gente interrumpa a quien habla. Estas personas, las que interrumpen, hacen justo lo que los animales, ladrarse entre sí una y otra vez, y no pudiendo entenderse porque nadie escucha, la frustración de cada uno se exacerba hasta llegar a morderse como perros.

Crestomatía: http://blog.gudog.com/wp-content/uploads/2013/11/perro-ladrando.jpg

El silencio, pues, denota personas educadas y razonables, razonables sobre todo. Personas que oyen y que nunca imponen su palabra a los demás; que saben sopesar lo razonable que pudiera haber en el discurso de quienes no se molestan en escuchar.

domingo, 16 de abril de 2017

Javier Duarte, hoy detenido, mañana exculpado

Justo ayer (Sábado Santo, 15 de abril de 2017) la Interpol detuvo a Javier Duarte, exgobernador del estado de Veracruz, México.

Crestomatía: http://www.sinembargo.mx/wp-content/uploads/2016/03/duarte_caras_700.jpg

Hagamos las veces de pitoniso y vaticinemos el futuro de este caso: En unos días, este hombre que nos recuerda a los amables señores Botija, Barriga y Ñoño, enfrentará a la Justicia mexicana, pasarán unos meses, quizá años, y oficial y finalmente la manida Justicia mexicana dictaminará algo muy semejante a esto: "Después de una revisión exhaustiva y profunda del caso, concluimos que no existen elementos para inculpar al ciudadano Javier Duarte de Ochoa".


Pero quizá haya otra posibilidad, y es que sí pase unos años en prisión, pero sólo unos años, tan pocos que a la mayoría de los mexicanos nos parecerían una sentencia ridícula. Ahora, si este caso fue tan sonado y sobretodo expuesto a la opinión pública, no fue debido a lo inusual de la corrupción pétrea de la alta clase política mexicana expresada hoy en la persona de Javier Duarte, sino muy probable a lo exagerado y grosero de sus malversaciones.

Es un secreto a voces el manoseo de las arcas públicas por parte de los funcionarios públicos. Incluso hay funcionarios que lo admiten abiertamente (¿recuerdan a Hilario Ramírez, alcalde de Nayarit?).

Crestomatía: http://www.solo-opiniones.com/wp-content/uploads/2016/08/Le-niegan-prestamos-a-Hilario-Ram%C3%ADrez-Villanueva-Lay%C3%ADn-938x600.jpg

El peculado es perfectamente tolerado en este país, pero con tal que quien lo comete "no se manche"..., y Javier Duarte, se manchó, ¡y bien!

Si hubiera sido un poco más inteligente, hubiera robado menos y nadie nunca le hubiera dicho nada, nada de nada, como a todos los que le han precedido como gobernadores en los estados de nuestro país.

domingo, 9 de abril de 2017

La mejor canción de la historia

Hace poco me topé con Las 500 mejores canciones de todos los tiempos según Rolling Stone. Si uno echa una mirada rápida sobre las primeras 10 canciones, uno sale de ahí con un dejo de incredulidad. Digo esto no porque ponga en duda el valor musical de tales canciones (no soy nadie para hablar de ello), sino por el abigarrado conjunto que forma tal reunión de canciones.

Crestomatía: http://www.todocoleccion.net/musica-revistas-antiguas/rolling-stone-numero-especial-500-mejores-canciones-historia-130-paginas-espectacular~x25696521

¿A razón de qué Satisfaction de The Rolling Stones es mejor que Respect de Aretha Franklin, si una y otra canciones pertenecen a géneros tan distintos como una pijama y un traje sastre, si habláramos de ropa?

Esas 500 mejores canciones, simplemente, no pueden ser las 500 mejores canciones de la historia ni de nada. Porque al no pertenecer a la misma categoría (género musical) resulta imposible la comparación.

Crestomatía: http://segundoenfoque.com/rolling-stones-cierra-este-ano-lleno-de-exitos-38-302700/

Una cosa es más o menos buena, o más o menos alta, o más o menos fría, etc., en relación a un máximo. Por ejemplo, un estudiante es más o menos bueno según se comparen sus notas con el bien superior, que sería la calificación de 10. Así pues, podemos perfectamente comparar a los alumnos entre sí y ver quién es el más estúpido de la clase, o en su defecto, el más inteligente. Es posible realizar esta comparación porque tenemos muy claro cuál es el máximo, y ante el cual todos los alumnos se miden.

Crestomatía: http://soloseviveunavez.gladyspalmera.com/aretha-franklin-sentimiento-con-caracter/

Si tuviéramos educación musical en blues, podríamos perfectamente argumentar que n canción de Billie Holiday es mejor o peor que canción de Ella Fitzgerald, porque tales canciones alcanzan mejor o peor el máximo según el cual se califican, que es la perfección del blues. Pero al observar la disímil lista de las mejores 500 canciones según Rolling Stone, uno ya no encuentra a simple vista cuál diablos puede ser el máximo según el cual se miden todas esas canciones; y nos preguntamos ¿por qué la 5ta mejor canción de la historia es un blues de Aretha Franklin, y la 2da mejor canción es un rock de The Rolling Stones?


domingo, 2 de abril de 2017

Las mujeres y el transporte colectivo

Muchas de las mujeres que suben a los camiones colectivos aquí en la Ciudad de México, esperan a estar justo frente al chofer para comenzar a buscar el dinero con el que piensan pagar el viaje.

 Crestomatía: http://navarra.elespanol.com/media/navarra/images/2015/10/13/2015101317542341428.jpg

Si cuando lo abordan subieran 3 ó 5 personas más, bien, la cosa no pasaría de que el autobús tardaría un poco más en reanudar el camino. Pero el problema es cuando suben solas. En este caso el autobús reanuda su camino al instante y eso pone a prueba su sentido de equilibrio, pues tienen que hurgar entre el desastre que traen en sus bolsos para hallar las 3 monedas que perfectamente pudieron haber sacado antes de subir al autobús, mientras éste se zangolotea de aquí para allá en las calles perfectamente pavimentadas de la CDMX.

Crestomatía: http://yucatan.com.mx/wp-content/uploads/2016/12/IMG-12662314.jpg

...y el autobús comienza su marcha entre los baches, casi albercas, de las calles y avenidas de la Ciudad de México... Mientras, aquellas encuentran una moneda intentando abrazarse torpemente del tubo metálico junto al conductor... y el camión acelera y frena, una y otra vez. Hasta que finalmente mejor sacan un billete para pagar.

Crestomatía: http://www.quehagoyoenchina.com/wp-content/uploads/2013/04/800px-Guangzhou_Bus_Route_205_%E7%B2%A4A61928.jpg

Al día siguiente esas mujeres hacen justo lo mismo, una y otra vez, año tras año, sin que les pase por la cabeza la idea de que si no llevan de antemano el pasaje listo, harán esperar inútilmente al resto de personas que también quieren abordar; y a exponerse ellas mismas a ser objeto de un ridículo aún mayor al trastabillar a cada vuelta de rueda que da el autobús.