domingo, 10 de junio de 2018

Las ratas que cantan

Las posiciones absolutas normalmente son bastante difíciles de mantener. El mundo, el universo todo, está tan lleno de matices y de cosas que por la razón que sea se nos mantienen ocultas, que escuchar de alguien expresiones como Esto es así y no de otro modo, o semejantes, le obliga a uno representarse a esa persona como alguien bastante torpe, y si no, al menos sí intolerante..., o ambos.

Las cosas normalmente no son siempre así y de un solo modo. De las cosas, de muchas, se pueden encontrar varios sentidos, varias explicaciones, varios propósitos. Las cosas son como las palabras en un diccionario común, polisémicas, es decir, tienen varios significados.

Crestomatía: http://www.forumlibertas.com/derecho-positivo-del-relativismo-va-la-ley-natural
Dicho lo anterior, queda claro que en este blog tenemos una posición bastante liberal de las cosas del mundo. Esta posición nos lleva a admitir por supuesto algún tipo de relativismo, que consideramos mejor que un absolutismo. No obstante, tampoco sería justo decir que porque no admitimos posiciones absolutas, entonces admitimos todo.

Pero intentemos aterrizar lo anterior en algún lugar que nos sea común. En posts anteriores (como en este y este otro) ha quedado bastante clara nuestra animadversión contra lo vulgar; o para ser más precisos, contra aquello humano que es menos digno de alabanza.

Aquí en México se ven nacer grupos musicales cuyas cantinelas se oyen por todos lados, en cualquier rincón donde uno se pare o intente esconderse. Algunas de estas agrupaciones tocan algo llamado banda. Desde hace ya varias semanas, una vecina de la casa de mis padres ha tomado el hábito de poner esta clase de música cada fin de semana y a todo volúmen, y precisamente hoy domingo, antes de dejar la casa de mis papás, todos en el vecindario nos vimos obligados a escucharla, nos gustase o no. Ahora, la verdad que no estoy seguro si fue por mi animadversión o por una justa representación de la cosa, pero al oír esa música que hartaba el aire del barrio, en algún momento pensé que algún tipo de animal desagradable, quizá una rata, estaba intentando asemejarse a un humano y había decidido cantar, y que el grotesco resultado era justo la música que escuchaba en ese momento.

Crestomatía: https://es.sott.net
Si bien nosotros en este blog admitimos el relativismo de las cosas, de muchas, sin duda no concedemos el de todas. Lo vulgar no nos parece un camino, una alternativa a nada. Nos es bastante difícil pensar que la banda pueda tener tanto sentido como, no sé, el Adagio de Espartaco y Frigia de Khachaturian (¿no lo han escuchado?, pues aquí lo tienen).

Podemos pensar que Dios existe o que no existe, y a pesar de todo concedemos que la postura contraria tiene sentido porque es razonable aunque no la compartamos. ¿Pero la banda qué tiene de razón? ¿Dónde podemos encontrar el sentido a los cantos rasgados de esos hombres que aparentan ser hijos de Dios?

La vulgaridad, y nada más. Eso es lo que nos debería llevar a despreciar esa música de sirvientes, o de menos, a ignorarla, porque no nos hacen mejores, sino peores, como animales en quienes no se distingue la luz de ninguna clase de verdad1.



1Lamento profundamente emplear términos tan desagradables como éste, que hacen parecerme un tipo clasista y pedante. Juro por mi vida que si acaso aparento ser pedante, no intento serlo nunca; y si uso palabras clasistas es sólo por el matiz fuerte y agresivo que tienen, no porque intente hacer alguna diferencia de valor entre ricos y pobres. Nunca, eso jamás, tanto, que hace tiempo nosotros mismos hemos hecho ya una apología de la pobreza.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario