domingo, 29 de enero de 2017

Estupideces semánticas y otras cosas

En la última década, quizá, ha habido una tendencia horrible y vulgar en el habla mexicana. De pronto cualquiera te corrige cuando dices "y se embarazó", al contar la historia amable de cómo la madre de tu hijo quedó encinta. La idea es que las personas que intentan corregirte entienden que nadie debería decir se embarazó, como si la mujer se hubiera embarazado sola.

Pero en ese momento, en el momento justo en el que esa persona intenta corregirte, desaparece en ti la alegre disposición con que relatabas la historia, y mejor callas y se ennegrece tu corazón por la rabia que sientes por esa persona que te solicita replantees la forma incorrecta de hablar.

Crestomatía. http://blogs.transparent.com/english/files/2014/03/Redundancy.jpg

Hoy en día por doquier se encuentra uno personas así, abogando porque en vez de emplear "se embarazó" utilicemos "nos embarazamos" o "la embaracé" o algo semejante.

Bueno, evidentemente las mujeres quedan encinta y es eso lo que esencialmente se quiere expresar cuando se dice "se embarazó", es decir, "su cuerpo quedó preñado"; y tal expresión se dice en absoluta independencia del hecho de que el varón tenga concepciones machistas o pretenda desentenderse de la responsabilidad del embarazo. Digo, independientemente de que nadie pretenda desentenderse del embarazo, es un hecho que la mujer se embarazó; tal como se dice que "la taza se rompió" o que "el libro se quemó", sin que nadie pretenda significar que la taza ni el libro se rompieron ni quemaron solos.

Crestomatía. https://www.recreoviral.com/wp-content/uploads/2015/06/Cosas-redundantes-10.jpg

Subyugarse a esta tendencia popular de tener que especificar a un grado ridículo la idea de que la mujer no se embarazó sola y de que el hecho es o fue un asunto de pareja, es entrar en un juego inútil que no llega a ningún lado más que a redundar sobre algo que se da por sentado.

Es decir, se da por bien entendido entre personas educadas que la biología de un embarazo es cosa de dos (excepto en la fertilización in vitro), y por ello no hay ninguna necesidad de redundar sobre tal cosa, a menos, claro, que tratemos con gente cuyo nivel de entendimiento sea menor al promedio.

Crestomatía. http://teisy.weebly.com/uploads/3/1/2/1/31215329/8227608_orig.jpg

Si la idea es sensibilizar a la ciudadanía acerca del trato a la mujer y de comenzar a re-interpretar el valor de ésta en la sociedad y en la pareja, no creo que haya forma menos útil y vergonzosa para el lenguaje que esta de increpar a medio mundo para que diga "mi mujer y yo quedamos embarazados".

Tanto es así, que este tema hace recordar al ex-presidente Vicente Fox con su malhadada y demagógica iniciativa (desgraciadamente exitosa) de referirse a todos especificando todas y todos, como si no estuviera claro ya que la bendita palabra todos incluye a hombres y mujeres por igual.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario